¿Qué se gana con la abstención electoral?

Foto: CNE.

Juan de Dios Rivas Velázquez,.- Hay que cuidarse de las trampas y fraudes electorales tan acentuados en el socialismo de siglo XXI. Pero una trampa más peligrosa es no ir a votar. No se conoce países en dictadura que hubiesen logrado liberarse del yugo con abstenciones.

Es evidente que la abstención facilita más el fraude a los dictadores. Sin duda que cada País tiene sus particularidades en la gravedad de su dictadura y en el caso Venezuela hay una oposición (MUD) fragmentada, anacrónica, traidora a las luchas democráticas y que se dejó corromper por el régimen y sus vicios corruptos de lidercillos pervertidos y mentirosos. Diez mil millones de dólares lavaron los políticos venezolanos, en los últimos quince años.

El hecho más importante para Venezuela es que hoy la mayoría del País es “OPOSITOR” al madurísmo y PSUV, pero también a los que dialogaron en cochupancia, vendieron el referéndum revocatorio, permitieron muertos y miles de presos en una lucha que abandonaron para traicionar.

En Venezuela este año serán las elecciones de los consejos legislativas, concejales y presidenciales sin lograr cambiar a los fraudulentos rectores del CNE, sin garantías electorales democráticas y un ventajismo totalitario que se recicla y renueva con simulaciones y mala fe. Maduro insiste y actuara con alevosía en propuestas ventajistas que buscan engañar y sembrar falsas expectativas a los empobrecidos trabajadores, empleados públicos, mujeres, hombres, pensionados, jubilados y adultos mayores condenados a pasar hambre y miseria con un pírrico sueldo que no sirve para nada (ya hay estudios que elevan la canasta alimentaria a 30 salarios mínimos) y que nos condena a sufrir enfermedades, desabastecimiento y aumento desproporcionado de la mala calidad de vida.

Los apagones continuos dañan los breques eléctricos de las viviendas, los motores de neveras, lavadoras, ascensores, etc., todo esto es una tragedia adicional muy costosa. Históricamente los venezolanos no estábamos preparados para este maléfico gobierno y consecuencias desbastadoras de nuestras propiedades y bienes. Esto no lo aguanta nadie, hay que parar el mal gobierno y para ello no se puede, ni se debe asumir acciones que no producen resultado lógico que nos permita salir del régimen en lo inmediato. La abstención no es la salida y menos la solución. La abstención perjudica el ejercicio de la democracia en cualquier país y en Venezuela seria facilitar el continuismo de Nicolás Maduro.

La abstención ha estimulado fenómenos como la compraventa de votos y el clientelismo, permite que aparezcan candidaturas de inexpertos, gente sin experiencia electoral y política, personas con vicios e intereses corruptos, que inciden en los resultados electorales generando otros males que, a su vez, profundizan las problemáticas sociales, económicas y la corrupción que tanto ha afectado al país.

Si se quiere hablar del impacto y las consecuencias de la abstención, basta con decir que el estúpido proceder de no ir a las elecciones parlamentarias de hace años facilito al chavismo una Asamblea Nacional “Roja-rojita” que les ayudo a imponer libremente su pervertidos esquemas “malas leyes totalitarias” comunistoides-socialistas. Esto trajo más grupos de enchufados corruptos que se apoderaros de contratos y bienes mal habidos.  Para colmo él y los proponentes de la abstención se benefició con contratos para su familia. ¿Esto es lo que Ud. quiere que nos vuelva a pasar?

Los escándalos de diversa índole durante todo este  periodo es evidente y los mismos mentirosos chavistas-maduristas lo dicen y ahora lo denuncian “para cobrar” deserciones y denuncias de antiguos camaradas. Los escándalos van desde los vínculos de varios líderes pesuvistas con Odebrecht, hasta los nexos con grupos de narcotráfico y paramilitares. Es claro que un buen número de espurios asambleístas constituyentitas  obtuvieron su curul del cogollo cuestionado del PSUV y señalados de delitos de todo tipo.  A ellos no les importan la Patria, ni liberar al pueblo de la pobreza y miseria, solo les interesa obtener dólares a Bs. 10,00 y revenderlo en el mercado paralelo, que los pongan “donde aún queda algo” y darse un gran vida con su riqueza corrupta.

Esta situación lleva a pensar que el verdadero problema de la oportunidad es votar (sin creer que esta elección es democrática y transparente) para posibilitar que la mayoría OPOSITORA “que no es tonta e ingenua” y es un pueblo libertador, nos debe dar una lección de valentía, dignidad y rebeldía ante los totalitarios y los abstencionistas conchupados de la ex MUD.

La mayoría de los venezolanos debemos movilizarnos para defender nuestros principios y creencias democráticas, no somos cómplices de bandidos corruptos politiqueros y no creemos en mentiras socialistas. Solo queremos salir de ellos “Maduro, Psuv y Musitas mentirosos y corrompidos”. Queremos que los Consejos Legislativos y Concejos Municipales tengan Diputados y Concejales que sean líderes sociales que emprendan COGOBIERNOS y DESARROLLOS SOCIALES que empoderen a los ciudadanos “PUEBLO” y liberen al pueblo de la pobreza, traigan paz, trabajo y bienestar. Venezuela tiene que cambiar y todos debemos impulsar un gran movimiento nacional  para que cambiemos. Debemos llegar ahí por la calidad de sus propuestas o por su capacidad para proponer leyes que beneficien a la mayoría de los ciudadanos.

Si la campaña no se hace bien, si los aliados no actúan bien y el candidato más posicionado por su trayectoria pública no causa empatía y genera confianza eso será otra cosa. Todos esperamos amplitud, coherencia y resteo en este esfuerzo para triunfar con el voto de la Venezuela oprimida, hastiada y empobrecida.

Por el contrario, si no votamos seguirá el mal gobierno, la pobreza, miseria y el caos.  Con el voto por el CAMBIO podemos SALVAR A VENEZUELA.

AUTOR:  Juan de Dios Rivas Velázquez,  Presidente Nacional   Solidaridad Independiente ‘UNIDAD SI’  Partido Humanista Cristiano

 

About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.