¿Qué está pasando con el populismo en Venezuela?

Jaime Granda.- Cada día son más visibles las diferencias internas del grupo que controla en Venezuela la administración pública desde 1999 y todas esas diferencias giran alrededor del nefasto control de cambio y la corrupta existencia de un dólar a 10 bolívares solo para un pequeño grupo, mientras el resto tiene que pagar cada dólar por 4 mil y muchos más, según su urgencia y actividad.

Otro grupo que insiste en la política de control de precios sin atender los demás factores económicos se va quedando sin argumentos ante la inocultable realidad. No pueden seguir diciendo que la inflación es parte de la conspiración del imperio norteamericano y sus vasallos venezolanos.

En esta semana hay casos que derrumban el insistente  populismo, esa tendencia de ofrecer a las mayorías precios por debajo del costo real de cada producto.

Ese grupo abanderado del populismo se presentó a carnicerías en todo el país y obligó a que vendieran la carne de res y el pollo por debajo del precio que impone el mercado. Durante un día, los consumidores cercanos a esos establecimientos disfrutaron con los precios, pero al otro día se encontraron con las carnicerías cerradas. Hay leyes  del mercado que refutan los decretos del Gobierno. Ningún comerciante puede trabajar con pérdidas y el producto más caro es el que no se consigue, son dos de las leyes del mercado en todo el mundo.

El propio gobierno es ejemplo de haber vendido a pérdida y ahora la empresa principal del país está casi quebrada. Así que cuando los “trasnochados de la izquierda”, como los califica el constituyente Oscar Schémel, tratan de bajar los precios a puro capricho, solo logran bajar las santamarías, como se denomina en Venezuela a las puertas de metal que se enrollan hacia arriba para abrir.

Hay señales de que quienes se oponen al populismo dentro del Gobierno comienzan a mandar y la realidad los apoya.

Ante el peligro cierto de que la plataforma tecnológica de la telefonía se derrumbe por falta de mantenimiento y actualización, el Gobierno autorizó las nuevas tarifas de las tres empresas que ofrecen telefonía móvil en Venezuela. Esa plataforma es la base de programas como pago móvil que alivia la escasez de efectivo en todo el país.

Mucha gente, sin embargo, no entiende que un Gobierno que no dejaba siquiera que los transportistas de personas en todas las ciudades ajustaran el precio de pasaje para cobrar 100 bolívares más, ahora aceptó que cobren 700 bolívares y en diciembre pasara a un mil.

En el servicio de la telefonía móvil es más evidente el cambio de política populachera del Gobierno. Los nuevos precios van de un plan que costaba menos de 1.500 bolívares y ahora pasa a costar 21 mil bolívares. El Gobierno tendrá que cambiar su discurso. Eso es bueno.

Que la empresa estatal Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) suba su tarifa de internet ABA es un ajuste a los tiempos que vivimos.

El Plan ABA 1 por el que se pagaba menos de 500 bolívares ahora se pagará 3.472 bolívares.

Por el plan de dos megas se pagará ahora 5.571,2 bolívares; por cuatro megas 8.464,03 bolívares y por 10 megas ilimitado se pagarán 15.702,4 bolívares.

Lo más llamativo es que la emisión del pasaporte, que al igual que la licencia de conducir, no costaba nada al comienzo del proyecto, luego comenzaron a cobrar sin distingos de menores de edad o de la tercera edad y ahora para tramitar el pasaporte en 72 horas hay que pagar con tarjeta de crédito 400 mil bolívares. El trámite normal cuesta 166 mil y prorrogar un pasaporte vencido cuesta 97 mil bolívares en Venezuela y 100 dólares en el extranjero.

Esto sorprende a la mayoría, pero el lado positivo es que el Gobierno está aceptando que el país sufre inflación y por lo tanto debe acoger recomendaciones de expertos para frenarla. Algo menos grave de lo que pasa en Venezuela, sufrieron otros países latinoamericanos. En Brasil, por ejemplo, terminó con la desaparición del Cruzeiro.

Disidentes perseguidos

Freddy Guevara se refugió el domingo 5 de noviembre en la embajada de Chile en Caracas. Asi pasó en Cuba. Ya lo dijimos en otros informes. El exilio se llena de opositores y las dictaduras se mantienen sin que la comunidad internacional pueda hacer algo realmente efectivo. Si esa dictadura da beneficios a las grandes potencias, menos ocurrirá lo que la oposición quiere. Venezuela tiene mucho petróloe, oro y coltán.

AUTOR: Jaime Granda es periodista venezolano y publica su columna semanal Agenda Abierta en el diario El Nuevo País. @jajogra

About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.