Maduro y el hambre siguen presentes

Informe Político, Jaime Grande.-

Venezuela se ha convertido en tema principal en casi todos los países del planeta y en los organismos mundiales, incluyendo la Cruz Roja Internacional.

A pesar de todo lo dicho al comenzar 2019 y lo que se dice en los medios de comunicación tradicionales y en las redes sociales, no se puede obviar que Nicolás Maduro  sigue despachando desde el Palacio de Miraflores en Caracas, sede del Poder Ejecutivo, y el hambre sigue en millones de estómagos venezolanos.

También siguen presentes en este país petrolero una indomable hiperinflación, hospitales públicos y privados sin posibilidad de atención por falta de medicinas, falta de equipos actualizados y constantes apagones y suspensión frecuente del servicio de agua potable porque durante 20 años no les han hecho el mantenimiento necesario y los encargados de atenderlos siguen con la excusa de que sus fallas se deben a saboteos de los enemigos del Socialismo del Siglo XXI.

En cuanto a lo que hace la oposición, Diana Calderón, Directora del Servicio Informativo de  Caracol Radio de Colombia,  escribió esta semana, que  todos sabían, menos el pueblo venezolano que se ilusionó, que la ayuda humanitaria enviada desde Estados Unidos a Cúcuta no pasaría hacia Venezuela y que lo mínimo que podía pasar es que fuera quemada en la frontera de nadie, como ocurrió.

La periodista colombiana advirtió que eso debería preocupar a los promotores de esa operación, nosotros agregaríamos que igualmente es para preocupar que la mayoría de periodistas venezolanos dieran por seguro que esa ayuda llegaría a Venezuela sí o sí, como afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, figura principal de todo lo ocurrido desde el cinco de enero hasta el 23 de febrero.

Diana Calderón también dijo en artículo de opinión publicado en el diario español El País que en el fondo, todos sabíamos que el concierto en Cúcuta no serviría, “como no han servido los conciertos para Bangladesh en 1971, en el Madison Square Garden, promovido por el ex beatle George Harrison. Tampoco el de 1985, el Live Aid África, que se hizo de manera simultánea en Londres y Filadelfia, con la participación de Queen, U2, Elton John, Led Zeppelin, Phil Collins y Michael Jackson y que fue seguido en 72 países por uno 1.500 millones de espectadores o el de 2005 con el Live 8 para que los líderes de las potencias del G-8 tomaran nota sobre el hambre en el Tercer Mundo”. Sentenció que esos eventos: ”No sirven para propósitos políticos”.

La triste realidad es que la situación en Venezuela no parece mejorar y las toneladas de comida y medicinas que urgía que llegaran a los más vulnerables, siguen sin llegar a su destino. Los políticos ya hablan de otros temas y otras operaciones en contra del gobierno de Maduro.

Esa ayuda deberían entregarla a los venezolanos en Cúcuta, como propone el alcalde de esa ciudad.

Los grupos en pugna siguen manipulando a su antojo la Constitución de Venezuela.

Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino de Venezuela el 23 de enero invocando el artículo 233 de la Constitución venezolana vigente. Parte de ese artículo dice: “Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional”. El sábado 23 de febrero se cumplió el plazo de 30 días para convocar nuevas elecciones y el proceso de la ayuda humanitaria puso a un lado lo que dice la Constitución.

Quienes consideran que Nicolás Maduro está muy aislado internacionalmente olvidan que desde el 14 de julio de 2011, con la incorporación de Sudán del Sur, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuenta con 193 países miembros. Es decir que si 60 de esos países dicen no reconocer a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela quedan 133 por pronunciarse, muchos de los cuales tienen relaciones comerciales con ese gobierno venezolano o están dispuestos a iniciar relaciones comerciales. Ese panorama es importante porque Estados Unidos ya no es la potencia que imponía su voluntad en América y gran parte del mundo.

Lo ocurrido el jueves en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU mostró algo de lo anterior. No hubo consenso en las soluciones propuestas para superar la crisis venezolana. Rusia y China vetaron la propuesta norteamericana. Una posible intervención armada en Venezuela tampoco tiene consenso.

La frase de Eduardo Semtei, dirigente de Avanzada Progresista, es contundente: “cualquier salida es más barata que una guerra”.

El presidente actual de Estados Unidos, Donald Trump, por lo demás, tiene tantos problemas como Nicolás Maduro, incluyendo que algunos de sus colaboradores muy cercanos lo abandonan y revelan detalles que pueden terminar con su gobierno.

Es interesante ver que muchos de los ilusionados con la reactivación de la oposición desde el pasado cinco de enero, reconocen ahora que la salida de Nicolás Maduro del poder es un proceso largo y muy complejo.

En cuanto a las esperanzas de que los cubanos rechazaran el domingo pasado la nueva Constitución que afianza al partido único, ocurrió que de los 7 millones 848 mil votos depositados, 86,8 % aceptaron el nuevo texto legal.

Es interesante la propuesta del veterano expresidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, sobre hacer elecciones libres en Venezuela con participación de todos y que sean la ONU y la Unión Europea las encargadas de garantizar la transparencia de las mismas.

Por ahora, sigue en pie lo dicho en anteriores informes políticos, la suerte de Nicolás Maduro está en manos de las grandes potencias mundiales que negocian la salida más favorable para sus intereses. El hambre de millones de venezolanos no es lo primordial para los negociadores ni para los opositores que buscan algo de poder efectivo en Venezuela. En anterior informe hubo la advertencia de que el hambre de poder priva sobre el hambre del pueblo.

En cuanto a la manipulación de la Constitución, el gobierno de Maduro decretó prohibición de salida del país a Juan Guaidó y ahora amenaza con sanciones cuando regrese. El jueves estuvo en Brasil, luego  en Paraguay, el viernes en Argentina. El sábado va a Ecuador y el domingo a Perú. Guaidó había anunciado antes que regresaría a Caracas el lunes de Carnaval y quiere que una gran multitud lo reciba. No se descarta que haya cambios.

Para complicar más el hambre de poder en la oposición, Datanálisis aseguró que Guaidó ganaría las próximas elecciones presidenciales con un 70% de los votos.

AUTOR: Jaime Granda es periodista venezolano y publica su columna semanal Agenda Abierta en el diario El Nuevo País. @jajogra

About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.