La libertad de expresión en Venezuela se encuentra en estado de extremaunción

César Batiz.-En Venezuela basta con que un funcionario de alto nivel levante el teléfono y diga que tal periodista es incómodo -lo que en buen periodismo se traduce en hacer las preguntas adecuadas, ser persistente y crítico- para que ese profesional se quede sin empleo.

Y eso ocurre en empresas periodísticas que cada día se acercan más al Gobierno. Por eso la versión de portavoces chavistas de que el 80 por ciento de las cadenas de televisión, radios y periódicos están en manos privadas se queda en una máscara cuya pintura se derrite al fuego de la evidencia.

Solo entre 2010 y 2014, según el Instituto Prensa y Sociedad-Venezuela (Ipys), 25 medios cambiaron de dueño y también transmutaron a una línea editorial oficialista. Otros dependen de la publicidad oficial, del papel periódico vendido por un ente del Estado o de la concesión de la frecuencia otorgada por un burócrata para seguir trabajando.

Todo indica que la libertad de expresión en Venezuela se halla, en el mejor de los casos, en estado de extremaunción.

Para leer el artículo completo “Venezuela: Los periodistas contra las cuerdas”, publicado en XL Semana, pulse aquí.

About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.

Leave a comment