La crisis del papel periódico amenaza con extenderse aún más

Foto: Archivo de El Carabobeño.

Dayrí Blanco.-La discrecionalidad política se escribe en Venezuela sobre papel periódico. La principal materia prima para los medios impresos del país es suministrada de acuerdo a la complacencia hacia el Gobierno en las informaciones publicadas. Pero la crisis de divisas no distingue entre parcialidades y verdades. Afecta a todos los sectores. Incluso los diarios que sirven para proselitismo podrían quedarse sin insumos.

El monopolio del Complejo Editorial Alberto Maneiro (CEAM), que se convirtió en un imperio de la importación y comercialización de papel prensa desde su creación en mayo de 2013, tiene las bases debilitadas. Los números son evidentes. El 98% de las compras de este rubro en el exterior se hace desde Canadá. Los reportes del Instituto de Estadísticas de este país norteamericano indican que en 2014 se importó 48,95% menos papel periódico que en 2013. Pero eso no es todo. Durante el primer trimestre de 2014 se compraron a Canadá ocho mil 902 toneladas en bobinas y de enero a marzo de 2015 ese número cayó a cinco mil 377, lo que es igual a 39,6% menos.

Los reportes de los movimientos portuarios de La Guaira de este año confirman la debacle. El CEAM apenas ha importado ocho mil 968 bobinas entre enero y febrero. En marzo y abril no ha llegado nada a los muelles venezolanos adquirido por la empresa monopólica estatal.

Pero la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex), constituida según la Gaceta Extraordinaria Nº 6.127, el 26 de febrero de 2014 con el objeto de organizar y garantizar las importaciones para cubrir las necesidades del país, ha importado nueve mil 201 bobinas entre febrero y abril, de las que cuatro mil 296 se encuentran aún esperando trámites de nacionalización desde el viernes 10 abril, que arribaron en el barco Cielo Di San Francisco desde Canadá. Todo bajo el código arancelario 480100 que identifica al papel prensa en bobinas o en hojas. Esta mercancía llegó al país importada por Corpovex, que a su vez se encarga de comercializarla en bolívares al CEAM, que sigue siendo el único ente autorizado para el suministro de papel prensa en el país.

En el portal www.runrun.es, el reconocido periodista Nelson Bocaranda alertó el martes 7 de abril que el CEAM perdió las líneas de crédito con los proveedores internacionales. El pago debe ser de contado. Las empresas ya no permiten más deudas. “Se paga por adelantado o no habrá más bobinas en los puertos venezolanos”. Esto coincide con la versión de fuentes internas a la empresa que preside Hugo Cabezas, quienes aseguran que los almacenes no están del todo llenos.

En el documento de la memoria y cuenta del CEAM, consignado a la Asamblea Nacional en marzo se informa que entre febrero y diciembre de 2014 se despacharon 18 millones 671 mil 615 toneladas métricas de papel a 95 periódicos y tres millones 200 mil 796 toneladas a otras empresas editoriales, para un total de 21 millones 872 mil 411 toneladas vendidas que le generaron un ingreso de 322,3 millones de bolívares. En el apartado titulado Líneas de Acción para el Próximo Ejercicio, se indica que para 2015 se proyecta incrementar la comercialización de 80 mil toneladas métricas de papel prensa, aproximadamente, así como la inclusión de una nueva gama de productos con un cálculo de 40 mil toneladas métricas de todo tipo de papel de artes gráficas, además de la importación de equipos, repuestos y sus productos químicos, que permitan atender más cantidad de medios impresos y empresas de artes gráficas.

Papel para un sector
Desde la rotativa de alta tecnología del CEAM se imprimen cinco periódicos partidistas de distribución gratuita. Y medios como Ciudad Valencia anuncian el incremento de su tiraje. Solo desde los diarios con línea editorial independiente se han reportado fallas con el suministro de la materia prima.

En el documento de memoria y cuenta del CEAM se reporta que en 2014 se imprimieron 875 mil ejemplares del encarte 4F, del Partido Socialista Unido de Venezuela, que le costaron a la nación dos millones 528 mil 400 bolívares; otros 41 millones 460 mil 937 ejemplares de Ciudad Caracas por un monto de 119 millones 805 mil 524 bolívares; y tres mil ejemplares del encarte Palestina, por un costo de 7 mil 350 bolívares.

El más reciente informe del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela) indica que desde 2013 han salido de circulación temporalmente Revista EME de El Nacional (Caracas), El Sol de Maturín y la Revista Etcétera (Monagas), El Expreso de Bolívar y El Nuevo Guayanés (Bolívar), Diario de Sucre (Sucre), Diario De Frente (Barinas) y ahora Notidiario (Delta Amacuro), que dejó de ser editado por falta de diferentes insumos. Versión Final (Zulia) también integra esta lista. No circuló durante tres semanas hasta que en septiembre de 2013 fue vendido, presuntamente a un empresario ligado al campo de la salud y con relaciones directas con el gobernador Francisco Arias Cárdenas. Hasta ahora no ha reportado nuevas fallas con el suministro.

De forma definitiva desaparecieron Primera Hora, diario de circulación gratuita que el miércoles 5 de marzo de 2014 anunció que dejaría de circular por falta de papel. Y el Diario Antorcha, rotativo de mayor tradición en el estado Anzoátegui que circuló por 59 años y desapareció el sábado 31 de agosto de 2013.

El miércoles 15 de abril La Nación de San Cristóbal emitió un comunicado a sus lectores. Se anunció que nuevamente tienen la necesidad de ahorrar papel periódico. El lunes 13, el Correo de Caroní se imprimió por primera vez en tamaño tabloide tras el agotamiento de su reserva de papel natural de 25 pulgadas. Y Tal Cual cerró su edición diaria el 27 de febrero y tratará de proseguir como semanario.

Desde el CEAM se le ha dicho a la directiva de El Carabobeño que no hay papel. La crisis en este medio se agudiza con el pasar de los días. Hasta este viernes 24 se cuenta con inventario y se pasará a emplear el papel de la revista “Paréntesis” que solo alcanzará para circular hasta el 7 de junio. Este miércoles una vez más se acudió a la sede de la institución, se entregó una carta que fue recibida, firmada y sellada, en la que se solicitó una audiencia con Hugo Cabezas. Los requerimientos de este rotativo son de 300 bobinas para mantener un inventario de un mes, el 17 de marzo se recibió el último cargamento de 72 unidades.

Otro inconveniente que se ha tenido que sortear es el tamaño de la bobinas.

Sin dólares no hay papel
Esta situación se ha agudizado por los estrictos controles para la adquisición de divisas. En la más reciente lista Cadivi se pueden identificar, como mínimo, 18 periódicos a los que les entregaron 394 millones de dólares entre 2004 y 2012. El acceso a las divisas se dificultó desde entonces.

Carlos Eduardo Carmona, presidente del diario El Impulso editado en Barquisimeto, explicó que lo ideal es tener 30 días de inventario y que haya una fluidez de barcos y de divisas que permitan reponer inventarios de forma permanente. Desde que crearon Cadivi, la problemática de la solvencia, de flujo de dólares y el otorgamiento de divisas en sí, obligó a las empresas del sector a manejar inventarios de entre tres y cuatro meses.

A raíz de la eliminación de Cadivi y la entrada en vigencia del Cencoex, el acceso a los dólares para la importación de papel se eliminó por completo. En mayo de 2013 entró en funcionamiento el CEAM como único importador del insumo y se pasó a contar con un temible inventario de 12 y 15 días como máximo.

Al diario El Nacional, el CEAM no le ha vendido ni una sola bobina. Su director editor Miguel Enrique Otero definió la situación como crítica permanente. Gracias a la solidaridad de medios internacionales la circulación de este periódico no ha sido suspendida. Pero no se trata de una solución perdurable en el tiempo. Cuentan con inventario para cinco semanas y se está trabajando en una nueva fórmula para conseguir la materia prima.

“Lo que está pasando con Maneiro es que ellos tampoco están recibiendo divisas para importar papel. No van a poder surtir a los periódicos y al final se va a generar un caos gigantesco, incluso en medios del Gobierno, y todos van a tener que comprar a dólar libre”. En principio se trató de un tema de absoluta discriminación política, pero la crisis económica hizo que se les saliera de las manos.

Desde la dirección de diferentes medios se ha advertido que comprar el papel a tasa Simadi o libre sería insostenible.La estructura de costos se incrementaría dramáticamente y diarios como El Carabobeño tendrían que venderse al público entre 60 y 120 bolívares, lo que sacrificaría lectoría en gran medida. La estructura de costos del Diario Del Centro es de 62,85 bolívares por ejemplar. De ajustarse a Simadi el aumento sería de 63,47%, al pasar a 102,74 bolívares cada periódico. Al dolar paralelo, el costo sería de 114,67 bolívares por ejemplar.

Gastón Guisantes López, director del diario Qué Pasa editado en Maracaibo, cuya línea fue leal a la gestión de Hugo Chávez, publicó el lunes 13 de abril una carta abierta el presidente Nicolás Maduro, donde expuso los problemas en el suministro de papel y de planchas que atraviesan los periódicos del país.

FUENTE: Dayrí Blanco, diario El Carabobeño

About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.

Leave a comment