Ahora sí es imperativa una verdadera presión latinoamericana sobre Maduro

María Teresa Romero.-  Sí, en efecto, la crisis humanitaria de los centenares de miles de desplazados venezolanos, es solo producto de la dictadura narcoterrorista y genocida de Nicolás Maduro. De ningún otro país. Es este nuevo títere de la Cuba castrista, quien ahondó en  los problemas y en la implantación de fórmulas comunistas fracasadas iniciadas por Hugo Chávez Frías, todo lo cual condujo a la destrucción del país, el único responsable y causante  fundamental de la salida de los casi 4 millones de venezolanos a otros países, vecinos o lejanos, en búsqueda desesperada de nuevos horizontes para vivir en libertad y con seguridad.

Y para colmo, a pesar de su evidente culpabilidad, el cínico y sinvergüenza despacha el grave problema de los desplazados venezolanos señalando que es mentira, puro invento del imperialismo, de los gobiernos y de los medios de comunicación “anti-revolucionarios”. Para él las aterradoras fotos que diariamente se publican en el mundo entero, mostrando familias enteras caminando enfermos y muertos de hambre por las variadas vías sudamericanas,  son meros montajes periodísticos para perjudicar “su” revolución bolivariana, aun cuando hay un reconocimiento tácito del problema cuando Nicolás Maduro y su gobierno dan la bienvenida al barco hospital de China que recién llegó a Venezuela para dar tratamiento gratuito ante la escasez de medicinas y servicios de salud en el país.
No obstante, los gobiernos democráticos de América Latina también tienen  buena  cuota de responsabilidad en esta tragedia.  Todos conocían la crisis general e integral  venezolana, en particular la humanitaria,  y desde hace mucho tiempo. Pero a excepción de los Estados Unidos, Canadá y algunos europeos que manifestaban su  preocupación sobre todo por la violación de los derechos humanos y los asuntos de corrupción y narcoterrorismo, y tomaron medidas de sanción y  presión unilaterales hacia funcionarios del régimen, el tema humanitario y sus consecuencias se pasaba por alto.  Apenas era comentado en foros y conferencias internacionales, en algunas cancillerías, pero en voz baja. Se resistían a ventilarlo públicamente.
Para leer el artículo completo pulse aquí.
About Pulso Venezolano
Venezolanos preocupados por su país, empeñados en ayudar a difundir noticias relevantes y burlar el cerco informativo impuesto en Venezuela.